+34 937 243 811 info@digestivosabadell.com
»http://www.freepik.com">Designed
Cuando sentimos que tenemos gases y sensación de hinchazón nuestro aparato digestivo pareciera incrementar su tamaño, esta presión muchas veces se convierte en distensión abdominal. Es frecuente que esta molestia se asocie a un daño en el estómago, pero la verdad es que involucra varios órganos y su aparición es frecuente cuando nuestro cuerpo empieza el proceso de digestión.

La distensión abdominal puede ser visible, cuando logra hacerse evidente la zona media tiende a crecer, se observa aumento y rigidez en el abdomen como si se tratara de un globo. También puede ser subjetiva, en ese caso la sensación se percibe internamente y podemos sentir un poco de dolor e incomodidad.

En cualquier caso es un síntoma digestivo muy común y cualquiera de nosotros puede sentir este malestar después de una comida pesada.
Todos esos gases digestivos pueden comenzar a ser dañinos cuando la recurrencia e intensidad te impiden realizar otras actividades o existen enfermedades asociadas, como el síndrome de intestino irritable, el estreñimiento o SIBO (Small Intestinal Bacterial Overgrowth).
Existen algunos otros síntomas que acompañan la distensión abdominal como la sensación de estar pesado, hinchado e inflado; los gases excesivos, eructos, movimientos intestinales y náuseas son frecuentes por la tarde o después de comer.

No en todos los casos es posible diagnosticar una enfermedad que sea la causa directa de la distensión abdominal y, aunque puede ser muy incómodo, en la mayoría de los casos se trata de un trastorno benigno.
Tampoco hay que confiarse, existe la posibilidad de que exista SIBO o un crecimiento excesivo de las bacterias que se alojan en intestino delgado, tener SIBO representa un desequilibrio que deriva en infecciones intestinales; las intolerancias alimentarias, alteraciones diverticulares o un tumor también pueden causar distensión abdominal.

 

 

Tratamiento para gases y distensión abdominal

Aunque la distensión abdominal y los gases pueden empeorar después de ingerir alimentos y mejorar después de dormir, la ingesta de fibras, lácteos, grasas o carbohidratos pueden agudizar las molestias. El objetivo principal es disminuir la producción de gases intestinales y con una dieta que excluya esos alimentos ayudamos a nuestro sistema digestivo.


Existen algunos hábitos y situaciones que favorecen esta afección, el estrés y la ansiedad puede hacernos más vulnerables, al ingerir alimentos de forma rápida podemos dejar entrar mucho aire. La absorción incompleta de ciertas comidas con lactosa y azúcar pueden generar una fermentación bacteriana excesiva que genere la distensión.


Hay alternativas poco invasivas que pueden ser muy efectivas para ayudarte y reducir la frecuencia de la hinchazón. Elevar la actividad física y evitar el sedentarismo, favorece el tránsito intestinal y evita que nuestros intestinos permanezcan estáticos. Algunos pacientes manifiestan alivio con masajes en la zona abdominal y los médicos pueden recetar antibióticos y probióticos que ayudan a disminuir los síntomas.


Hay fármacos que funcionan muy bien para disminuir la sensibilidad intestinal y el tratamiento puede mejorar el estreñimiento, si este se encuentra entre las causas. Los procinéticos y antiespasmódicos pueden ayudar con el dolor, en algunos casos se pueden recetar antidepresivos en bajas dosis para mejorar la sensibilidad visceral.
Si quieres más información puedes contactar con nosotros y si vives en Sabadell o estás cerca, también puedes visitarnos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad